El casa propia no debe ser entendida como un sueño sino que como un derecho.

El Estado debe generar todos los  instrumentos necesarios para que los chilenos puedan acceder a ellos y que no sólo dependa de la capacidad de adquirir. En ese tránsito, uno de los principales obstáculos ha sido la carencia de terrenos disponibles para construir viviendas, por lo tanto, promoveré la creación de fondos especiales para este propósito y así aumentar el número de proyectos habitacionales, como también revisar los procedimientos con la finalidad de facilitar las postulaciones.